domingo, 23 de abril de 2017

Joan Brossa. Artes visuales


 Ainize González García
Joan Brossa. Artes visuales
Ixorai Llibres, Barcelona, 2015, 189 pp.
ISBN: 978-84-15987-01-7

El recorrido de este libro está enfocado a trazar el interés de Joan Brossa por despojar a su poesía de los límites a los que la somete el exiguo espacio de la página en blanco, con la firme voluntad de que pueda irrumpir en nuevos territorios. Un deseo que comienza por mostrarse esquivo en su poesía visual, que resulta más perceptible en sus guiones de cine y en sus obras de teatro irregular y que es rotundo en sus poemas objeto. La evolución del relato podría adquirir, entonces, la forma de una línea recta. Desde la voluntad por trascender la página en blanco hasta la cosificación de su obra. Esto es, de la poesía a la plástica. No es el caso. En este sentido, el texto tiene algo de perverso ya que, en vez de intentar disimularlo, el discurso juega a potenciar esa estructura abierta, constantemente transformadora, de la obra de Brossa. Un carácter subversivo que acaba por desestabilizar la base sobre la que se sustenta la creencia de que, en efecto, el poeta deja en algún momento la poesía para dedicarse al arte. Los procesos propios de las artes visuales se mezclan con los poéticos, al tiempo que unos y otros acaban por influirse mutuamente, a reclamarse incluso. Podría decirse que el yo poético de Brossa no es ajeno a su yo artístico. También que el artístico no lo es del poético. Y ambas máximas, sin distinción, serían de igual modo inequívocas.

 

***

Índice:


Nota preliminar

Introducción

1. Brossa y la pintura, que no la literatura
2. Letras que dibujan imágenes
3. Aquello que extraña sin ser extraño: la realidad como materia artística
4. El ballet, el striptease y la sugestión del movimiento
5. Cuando el poema es el objeto

A modo de epílogo: Sobre miradas, encuentros fortuitos y elucubraciones

Bibliografía seleccionada

Índice onomástico

sábado, 1 de abril de 2017

Nunes, més enllà del temps


Nunes, més enllà del temps vol rescatar un creador radical, José Maria Nunes, un cineasta i pensador anarquista. Conegut membre de l’Escola de Barcelona, amb pel·lícules mítiques com Noche de vino tinto i Biotaxia, el seu cinema sempre va anar contra la comoditat de l’espectador i el sistema. L’any 1968 amb un film revolucionari, Sexperiencias, va posar en qüestió les veritats oficials del moment que donava l’esquena a la dramàtica realitat que es vivia als carrers de tot el món.

Com a pensador, va manifestar-se sempre a favor de la rebel·lió: l’any 1983, en un reportatge sobre l’anarquisme espanyol fet per a la televisió alemanya, deia que l’única solució pel poble espanyol era la indignació, molts anys abans que esclatés el moviment del 15-M.

Un elenc escollit d’il·lustres intel·lectuals i activistes aporta al llibre, des del present, una lectura reivindicativa de Nunes i de l’anarquisme. Enrique Vila-Matas, Manuel Delgado, Pepe Ribas, Valentín Roma, Xavier Montanyà, David Caño, Imma Merino, Isaki Lacuesta, Ainize González García; Julio Lamaña, Esteve Riambau, Jorge Nunes, Steven Marsh, Brice Castanon-Akrami, Alejandro Montiel i Oriol Díez Ferrer hi diuen la seva en un llibre coordinat per Joan M. Minguet.

Disseny gràfic d'Andreu Balius.

Joan M. Minguet Batllori (coord.), Nunes, més enllà del temps, Arts Santa Mònica, Edicions i Propostes Culturals Andana, Barcelona, 2016, ISBN 978-84-16445-14-1


lunes, 24 de diciembre de 2012

Manuel González, alias Plinio


Como dice el refrán: "Nunca es tarde si la dicha es buena". Al conmemorarse el 40 aniversario de su primera emisión por televisión, aparece editada en formato dvd la serie televisiva Plinio que produjo X Films para TVE en 1971, y que la cadena pública emitió entre marzo y mayo de 1972. Compuesta por 13 episodios filmados en color (novedad en su momento), la serie adapta algunos de los relatos policíacos protagonizados por Manuel González, más conocido como Plinio, el personaje de ficción -jefe de la policía local de Tomelloso- que hiciera célebre el escritor manchego Francisco García Pavón a través, sobre todo, de sus novelas más conocidas y leídas, esto es: El reinado de Witiza (1968), El rapto de las Sabinas (1969, Premio Nacional de la Crítica), Las hermanas coloradas (1970, Premio Nadal 1969) y Una semana de lluvia (1971). Pero, como excelente cuentista que era, García Pavón hizo que Plinio y su inseparable Don Lotario (los actores Antonio Casal y Alfonso del Real, en la serie) fueran ante todo protagonistas de varios relatos y de novelas cortas, algunas de las cuales fueron adaptadas precisamente por Antonio Giménez-Rico (director y coguionista) y por José Luis Garci (coguionista) para esta serie de televisión.

Sus 13 episodios adaptan ocho aventuras de Plinio. Las tres primeras, Los carros vacíos, El carnaval y El charco de sangre se inspiran en sendas novelas cortas homónimas ambientadas –originalmente, no en la serie- en los años veinte durante la dictadura de Primo de Rivera, publicadas entre 1965 y 1968 y recuperadas recientemente por Rey Lear Editores en un único volumen titulado Plinio. Primeras novelas (2007) que constituye, digamos, la primera etapa de las investigaciones del personaje. El cuarto episodio, El huésped de la habitación nº 5, adapta un relato que forma parte del libro Nuevas historias de Plinio editado en 1970 por Destino. Las tres siguientes aventuras están basadas, sin embargo, en guiones originales y se titulan Fusiles en Tampico, Tras la huella de un desconocido y El hombre lobo. Y finalmente, los tres últimos episodios configuran la adaptación de la novela Las hermanas coloradas, editada en 1970 por Destino.
Recuperar esta serie –reemitida por TVE en 1989 y de forma no íntegra por algún que otro canal de la emisora pública- invita no sólo a su visionado, sino también a (re)leer los textos de Francisco García Pavón, recuperados en los últimos años por, además de Rey Lear Editores, Menoscuarto Ediciones y la propia Destino. Y, por qué no, a profundizar en su vida y obra literaria a través de los libros escritos por Antonio Jesús Marqués López, Francisco García Pavón y su detective Plinio (2000), José Belmonte Serrano, Francisco García Pavón (1919-1989): una vida inventada (2005) y María Luisa Moraga Gil, Francisco García Pavón y sus relatos policíacos (2007); o el coordinado por Antonio Luis Galán Gall y Agustín Muñoz-Alonso López, Francisco García Pavón: el hombre y su obra (2007). De forma más generalista también han tratado a autor y personaje José Rafael Valles Calatrava, Salvador Vázquez de Parga y José F. Colmeiro en sus estudios sobre la novela policíaco-criminal española. O, más recientemente, Mariano Sánchez Soler en su libro-guía Anatomía del Crimen (2011) y diversos autores en el breve monográfico (tres artículos) que aparece en el número de primavera 2012 de la revista Prótesis.


La serie Plinio está editada por 39 Escalones Films e incluye un libreto con textos de Carlos Manuel Cotillas López (alcalde de Tomelloso), Sonia García Soubriet (escritora e hija de Francisco García Pavón), Antonio Giménez-Rico, José Luis Garci y José Luis García Sánchez.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Il mestiere delle armi (El oficio de las armas, 2001)


Discreto (y tardío) estreno cinematográfico y escasa repercusión tuvo en nuestro país esta épica y a la vez lírica película del prestigioso director italiano Ermanno Olmi, autor de films tan remarcables como L’albero degli zoccoli (El árbol de los zuecos, Palma de Oro en Cannes 1978), La leggenda del santo bevitore (La leyenda del santo bebedor, León de Oro en Venecia 1988) y Centochiodi (Cien clavos, 2007).

Se trata de una gran producción ambientada en una época tan convulsa y tan sugerente como es el siglo XVI europeo. En concreto, su trama se sitúa en la Italia de 1526, cuando las tropas pontificias del Papa Clemente VII, bajo capitanía del joven condotiero Giovanni de Médicis, intentaban frenar el avance hacia Roma de los lansquenetes (infantes mercenarios) alemanes del ejército del emperador Carlos V, comandados por el general Zorzo Frundsberg.


Precisamente, es a través de la figura del joven Médicis, uno de los más nobles y talentosos militares del momento, fatídicamente muerto por una necrosis producida por una mal curada herida de bala de cañón, como Olmi aborda el tema principal de la película: la deshumanización del arte de la guerra, o cómo la evolución de la técnica y la ingeniería militar (o sea, las armas de fuego) modificaron el curso y la naturaleza intrínsecamente humana de las guerras, pasando de la noble lucha cuerpo a cuerpo y cara a cara a un distanciamiento impersonal y devastador, ajeno a los códigos de honor y al noble “oficio de las armas”.

Rodada en régimen de coproducción, la película destaca por un singular tratamiento narrativo fundamentado en las confesiones a cámara de los protagonistas de la historia, identificados con su nombre incrustado en pantalla; matiz que da a la película un cierto aire de docudrama. Asimismo, sobresale también por una documentada dirección artística y puesta en escena y por una sorprendente banda sonora constituida por música de cámara (score original) y piezas sinfónico-corales (Stravinsky). Un gran film, no demasiado conocido, bien acogido en su momento por la crítica en el Festival de Cannes 2001 y multipremiado por la Accademia del Cinema Italiano.


Título original: Il mestiere delle armi
Título castellano: El oficio de las armas
Otros títulos: The Profession of Arms, Le métier des armes

Año: 2001
Países producción: Italia, Francia, Alemania, Bulgaria
Duración: 105 min.
Estreno: 11 mayo 2001 (Italia)
Estreno España: 2 abril 2004 (Lauren)

Dirección: Ermanno Olmi
Guión: Ermanno Olmi
Fotografía: Fabio Olmi
Montaje: Paolo Cottignola
Música: Fabio Vacchi
Diseño de producción: Luigi Marchione
Dirección artística: Cosimo Gomez
Intérpretes: Hristo Jivkov, Sergio Grammatico, Dimitar Ratchkov, Fabio Giubbani, Sandra Ceccarelli, Sasa Vulicevic, Desislava Tenekedjieva, Franco Andreani